Todos nuestros instrumentos financieros, llámese tarjeta de débito, de crédito y chequera, son representaciones de nuestro músculo económico, sea del tamaño que sea, es por eso que al activar energías positivas en estos elementos, automáticamente estamos invocando protección.

En el caso de las mujeres, lo normal es que todos estos instrumentos financieros se reúnan en sus bolsos, por eso, la utilización de colgantes o “charms” que incluya entre sus motivos, o que tenga como protagonista principal una Mano de Fatima con un buen significado, ser convierten en un aliado para la protección de todo el contenido de la misma, no sólo contra el caso hipotético de un robo callejero, sino también como amuleto para el mal de ojo de los envidiosos.

Nunca está de más llevar las medidas de protección un paso más allá. Por eso, una vez pasado el primero anillo de protección con el colgante exterior, es bueno reiterar la presencia de la Mano de Fátima en los accesorios que contienen dinero en efectivo, tarjetas, chequeras y demás indicativos de valor; el amuleto puede estar a manera de pendiente una vez más, o directamente grabándose el diseño en relieve o como simple estampado tal y como se estuviese personalizando un accesorio con tu nombre. Una estampilla con el diseño puede funcionar.

Ese mismo procedimiento se aplica al caso de los hombres, que a pesar de no acostumbrar usar bolsos, sí usan portafolios en el caso de ser ejecutivos o desempeñar otro oficio que reclame tener una suerte de porta documentos –entre ellos de índole económico, como contratos, títulos de propiedad, etc.- a los que no les viene mal esta protección. En caso de solamente usar billeteras o clips para billetes, la Mano de Fátima puede ofrecer una gran opción para repelar malos deseos, estampada discretamente casi como motivo ornamental.

En ambos casos, la medida de protección de la Mano de Fátima se puede reforzar con la utilización del color rojo, que significa buena suerte, éxito y, sobre todo, prosperidad, lo que viene a conformar una intención energética llena de mucho poder.

Leer más en la fuente: www.lamanodefatima.net